7/16/09

Tres pantallas distintas, pero con idénticas leyes

No hay misterios ni dogmas en cuestiones de tecnología: la santísima trinidad de la sociedad digital se reduce a tres pantallas distintas (móvil, ordenador y televisor), y a un solo interfaz verdadero. Sólo cambia el tamaño y todo lo demás es sagrado. Por ejemplo, a quien le resulte familiar trabajar en un entorno Windows puede estar seguro de que no se encontrará con caminos inescrutables en su peregrinar por la sociedad digital. Dicho lo dicho, si Marshall McLuhan levantara la cabeza seguro que cuestionaría su célebre sentencia "el medio es el mensaje".

El Economistahttp://www.eleconomista.es/

Productos recomendados

Le recomendamos que utilice un buen CRM para conseguir una perfecta sincronización con sus clientes.

Resumen

Cada ventana tiene su lugar y su momento y todas son capaces de convivir en armonía.

El filósofo canadiense fue visionario cuando a principios de los 70 describió una "aldea global" en la que todos sus habitantes se comunicaban felizmente entre ellos a través de los diferentes medios electrónicos. Tuvo mucho mérito lo suyo, pero en ningún caso podía imaginarse que la fuerza de los contenidos y de los servicios se impondría a los soportes en los que éstos llegan al público. Eso es lo que ocurre estos días con el fenómeno de las tres pantallas, donde lo único que cambia para el usuario son las pulgadas de las mismas.

Da lo mismo disfrutar del messenger a través del PC, el televisor o el móvil. Algo parecido ocurre al consultar el correo electrónico, navegar por la Red, participar en las redes sociales, compartir un vídeos o fotos con los amigos o disfrutar de los contenidos multimedia. Incluso herramientas como My Phone permite hacer copias de seguridad de los teléfonos que dispongan de Windows Mobile.

Lo quiero, lo tengo

Cada ventana tiene su lugar y su momento y todas son capaces de convivir en armonía. Salvando las distancias, "es como al que le gusta la cerveza fría y, si quiere, puede propinarse el mismo trago a través de una jarra, un vaso o un botellín. El sabor es el mismo", explica un consultor especializado en tecnologías de la información.

Las empresas líderes en tecnología se dieron cuenta del fenómeno de las tres o más pantallas hace muchos años y, por eso, han trabajando duramente en el asunto para que ahora los usuarios tengan idéntica experiencia en todos los soportes, sea cual sea su tamaño. Además, todo tiene que funcionar de forma intuitiva, instantánea, fácil y con la mayor eficacia. Algo así como "lo quiero, lo tengo". Pero para que las rutinas sean las mismas ante un móvil que ante un PC, hace falta que las plataformas de ambos dispositivos sean gemelas. Dicho lo anterior se entiende que, por ejemplo, el 70 por ciento de los españoles quiera tener los servicios online de Windows Live en su móvil, como Hotmail o Messenger. Demandan que el Outlook que utilizan en el PC de su puesto de trabajo funcione como que el usan en su casa, o en movilidad, y que la misma receta se aplique en más de 20.000 aplicaciones (como es el caso de Windows), con independencia del dispositivo que se utilice.