8/26/13

Oda a Papá

Calvo, parco, hosco, recio, necio, luz, camino, ejemplo y fé.

Tienes todo lo que siempre ellos quieren y te sobra lo que otros nunca tienen. Somos seres que quieres y tienes, que te quieren por lo que eres y no por lo que tienes. Seres que por lo que eres vienen a verte, a tenerte, a quererte y a sorprenderte.

Que placer poder caminar todos  juntos una vida y llegar sereno y eterno a donde nunca podremos alcanzarte porque sólo tu llegaste a donde unas veces empujaste y otras cargaste para con arte apersonarte y destacarte en ese sitio donde nunca te quejaste

Ejemplo único del rigor, vena intrincada de terco supremo que alcanza y rebasa la escasa maestranza del todo mañana que entrecejas evocas con ojos pasivos y ganas airosas, oscuros días de no terminar en los que no se habla mas que de panela, Dios y de Gloria.

Hoy recio viajante descarga tus mulas, alivia tu carga, despoja tu alma, el camino te ha traído, ya estas en tu sitio, al lugar de tu vida, aquí naces, aquí inspiras, aquí empiezas la nueva ruta, que bruta enluta aquellos viejos cuentos de la parca magna que todo lo acaba, que todo lo calma.

Y esta vez, por primera vez aquellos tristes cuentos no podrán ser mas allá de una anhelo distante y elegante para decir que lograste lo que no pensaste hasta que no entregaste y viviste hasta el hastío el uso en roce y el desuso al rompe del suave gozo airoso del propio amor cual ida llama sofocada que alienta el devenir

Oh eterna esperanza de abrigo y seguro, sentimos orgullo de tu haber y saber donde compartimos una visión de vida que sólo en tus sueños vivía sin tranvía y en aquellos días de días hiciste rodar sobre la carne y sobre los huesos con arte de alquimista con risas sin prisa como la brisa de la vida viva.